Certificado ISO, garantía de éxito

El certificado ISO ayuda a tener una estrategia y cultura de empresa. De ésta forma se logra vender más y mejor, aprovechando las oportunidades que surgen en el mercado.

Un certificado ISO de cualquiera de las normas ISO, comunica a sus clientes, proveedores y colaboradores su compromiso con la calidad integrada y establece un sistema para medir  el rendimiento del cuadro de mando.

Los actores principales de un certificado ISO son:

  • Responsable de Calidad o Responsable del Sistema. Es quien mantiene al día el sistema de gestión. Muchas de sus tareas pueden subcontratarse a través de un servicio de mantenimiento ISO.
  • Consultoría ISO para ayudar a la organización a diseñar, implantar y lograr el certificado ISO de calidad, seguridad o gestión ambiental.
    Es importante que un consultor ISO tenga más de 10 años de experiencia implantando certificados ISO en cualquier tipo de organización. Así será capaz de saber poner en marcha las herramientas de gestión vinculadas con la certificación ISO para que ayude a vender más y mejor. ¿Conoces consultores ISO de éxito?
  • Certificadora ISO. Aporta el valor de una certificadora ISO que emite un certificado acreditado (AENOR, SGS, Bureau Veritas, Lloyds, OCA, etc.). La certificación ISO de una certificadora de prestigio es un elemento diferenciador en el mercado, mejorando la imagen de productos y servicios, generando confianza entre clientes y consumidores.
  • Auditoria ISO. El certificado ISO requiere como mínimo una auditoria interna sobre el grado de cumplimiento de los requisitos de la norma certificada y la eficacia de su implantación. La auditoria ISO detecta las desviaciones, oportunidades de mejora y observaciones que nos ayudarán a la mejora continua.  La auditoría ISO se puede subcontratar.

Normas de certificado ISO habituales: